Cuando la canción es más famosa por el autor o el intérprete que por la canción, la maldición hace que el autor viva en una eterna depresión, esa insatisfacción interna le llevará a la locura.

“Hoy se ha suicidado el famoso compositor, Kyut Ché Varagüe en su piso de Venezuela tras no poder soportar como todo el mundo hablaba de su obra sin ser conocidas sus actuaciones. Según la A.n.B.o. es un claro caso de rapinibuangus. Tristemente deja a muchos hijos huérfanos que no sabrémos quién será capaz de cuidar.”

Maurdice Lemonaide. Le Monde, 1967