Es un tipo de terremoto que hace fluir gotas etéreas de colores que ascienden en vez de caer, como si se estuvieran evaporando. Esto, o sea las gotas, son las nuke, asociado a ello existe un efecto sonoro de delicadeza extrema que se mezcla con las ondas sonoras del contexto en el que se produzca el terremoto. Como un solapamiento sonoro que suaviza los ruidos de la realidad. A este efecto se le llama “nukePRETGY”.

“Las máquinas de la calle se convirtieron en esponjas y los obreros en niños que jugaban a ser mayor. El martillo hidráulico tornó su ruido hacia un sonido redondo y acolchado que recordaba el sonido dentro del agua.”

(Faviolo Grapelli, 2056: p. 115)