Después de cinco años de carrera y varios más buscando trabajo me doy cuenta de que no sirvo. Estoy totalmente inutilizado, para qué sirve un maestro licenciado en psicopedagogía.

Vivo en una sociedad que no me necesita, el ciudadano medio necesita mucho más a un albañil, a un técnico que le haga móviles, a otro que le venda coches. Todo lo que yo puedo ofrecer es tan secundario que me siento engañado.

No me caracterizo por vivir en la realidad, lo admito, pero tengo algo que se está perdiendo: compromiso con mi profesión. Pero si un maestro de música hoy día no sirve de nada imagínate un maestro comprometido con su trabajo, un maestro idealista.

Ahora pienso indignado quién dejó que estudiásemos tantas personas en la facultad de magisterio. A quién le interesaba que perdiésemos nuestro tiempo mientras que otros lo ganaban. Existen muchas personas como yo, lo sé, personas que desde que terminaron de estudiar fracasan cada día en su intento por tener una vida propia y autosuficiente. Porque cada vez que un licenciado como yo tiene que hacer de payaso para ganar tres euros la hora crece una enfermedad a pasos agigantados. La desesperación.

Hoy en día a la educación no le queda esperanza, nadie alimenta a los que podrían darle esa energía que necesita. Jóvenes, con experiencia en voluntariado, trabajos de mierda, quemados de academias de oposiciones y tantos cursos homologados, con un espíritu fuerte debilitado a base de golpes que no le quedan ganas ni de levantarse cada mañana. Y no lo digo por dramatizar, soy una voz que grita desde lo más lejos, sin respaldo mediático, sin capacidad de acción, inclusos mis argumentos pasarán desapercibidos entre la selva de voces que cada día hacen ruido en cualquier periódico local. No necesito orientación laboral, necesito trabajo.

Tras mirar el “laboris, el educajob, el profesores.com, la página de la junta, Andalucía Orienta”, y todas las páginas de buscar miserias, hoy comienza mi mañana sin futuro y ten por seguro de que así terminará esta misma noche. Espero que mañana esté más optimista.

Traducción del L’Essor (Periódico Malinés). Algunos nombres, e ideas están recontextualizadas (ej. laboris una web de búsqueda de empleo española, en el texto original Ampe-Mali (Agence Nationale pour l’empoi))