Tambor hecho de agua. Su origen surge en la Antigua Atlántida. Los “bunglubitas” se reúnen en playas desiertas y tocan los días de luna llena.